El día que cambió el mundo

A esta altura cualquiera habitante de la tierra (y planetas a menos de un día-luz) sabe que Barack Hussein Obama es el artobamaspeechcnnpróximo presidente de Estados Unidos. Desde mi lugar, y sin ser un obama-maníaco, creo que es lo mejor que le podría pasar no sólo a EE.UU. sino a todos los que en este mundo creemos en las democracias liberales: con Obama en el poder EE.UU. puede volver a convertirse en ese faro de libertad tan admirado como temido por los Bin Ladens, Ajmadinejades, Kims y demás dictadores de cuarta….

Un presidente negro, un presidente cuyo padre era inmigrante, un vice-presidente católico…. cuantas señales de que Estados Unidos dejó ya de ser un país WASP-only y pasó a ser multiétnico. Una campaña política que se manejó mucho por internet y que recaudó plata no únicamente de las grandes empresas sino de miles de norteamericanos de clase media que siguieron la frase “Yes We Can“.

La verdad es que leyendo a mis amigos yanquis en sus nicks en MSN, de Facebook, en sus blogs, etc (oh, sí, soy adicto a la Web 2.0) me da MUCHA envidia el no poder ser parte de un proceso democrático similar: un presidente electo que representa las esperanzas de un “change we can believe in“, de un cambio participativo que no se logró desde Washington hacia el resto del país sino viceversa.

No soy iluso, sé que Obama en algún momento u otro me decepcionará en alguna decisión. Pero también creo que es el mejor de los hombres que tuvo en los últimos meses posibilidad de estar en ese lugar, y es el indicado para terminar con ocho años de Bushisms y restablecer la imagen estadounidense y su fe en un futuro mejor.

Y al menos me pone contento que los judíos estadounidenses votaron en un 78% por Obama, muy superior al 52% de los votos generales. Y es que pese a todos los slogans vacíos de que un hombre con segundo nombre Hussein sería malo para Israel, los judíos estadounidenses no sólo NO son monotemáticos (creo) sino que además pueden entender que lo mejor para Israel y las diásporas judías es un Estados Unidos fuerte, admirado, que lleve al mundo adelante en esta nueva crisis económica y ambiental.

La verdad es que el voto judío no fue decisivo a nivel nacional. Pero sí quizás en muchos estados: Florida, un estado con 400,000 votantes judíos, la ganó Obama por 200,000 votos… North Carolina se resolvió por 10,000 votos, la mitad del número de votantes judíos de ese estado… Missouri (40,000 votantes judíos) se resolvió por la ridícula suma de 5,882 votos!!!

De todos modos, estos 3 estados suman 53 electores y Obama ganó con una holgura de 79… aún así me siento contento de que una mayoría de mi Pueblo haya entendido que entre un candidato que hablaba de miedo y un candidato que hablaba de cambio, nuestra fe sólo puede estar en este último.

Y faltan 11 semanas para que Obama asuma. Así que de mientras, los dejo con su discurso de victoria, ante una multitud que se congregó en Chicago:

If there is anyone out there who still doubts that America is a place where all things are possible, who still wonders if the dream of our founders is alive in our time, who still questions the power of our democracy, tonight is your answer.

It’s the answer told by lines that stretched around schools and churches in numbers this nation has never seen, by people who waited three hours and four hours, many for the first time in their lives, because they believed that this time must be different, that their voices could be that difference.

Discurso completo aquí.

obama-in-the-rain

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: