El Vaticano premia a Daniel Burman

El realizador argentino Daniel Burman recogió en el marco del Festival de Cine de Venecia el premio Robert Bresson, que otorga el Vaticano a los cineastas que “buscan el significado espiritual de nuestra vida”, y lo agradeció a través de un cuento ambientado en la Rusia zarista.

En presencia del director de la Mostra, Marco Müller, y de manos de Claudio María Celli, presidente del Consejo Pontificio de Comunicaciones Sociales del Vaticano, el realizador de Esperando al Mesías y El abrazo partido, desplegó su calidad de cuentacuentos para sorpresa de los asistentes.

Comenzó hablando de la Rusia de 1700, donde un rabino que dilapidaba su dinero en caridad fue acusado de desviar fondos hacia los turcos y acabó en la cárcel. Una vez allí, un ministro le plantea por qué Dios, que lo ve todo, preguntó a Adán dónde estaba tras comer la manzana del árbol prohibido. El rabino le respondió que Dios no quería saber dónde estaba, sino qué es lo que había hecho con todo lo que él le había dado.

“Con mis películas intento responder a ese ‘dónde estás’ y no echarle la culpa a Eva ni a la manzana, sino decir ‘aquí estoy yo y esto es lo que hago'”, explicó en su discurso.

La nota completa (y muy breve) está en el Crítica de Argentina de hoy. Y no puedo evitar recordarles a quienes se perdieron el LIMUD KESHET 2008 que Burman estuvo presente junto a otros 5 directores de cine judeoargentinos y que tuve el placer de escucharlo y de darle algunas copias de la Revista STAM! (y no, no le pedí autógrafos!!).

Anuncios

One Response to El Vaticano premia a Daniel Burman

  1. Ju dice:

    Hola gente!
    Sí, Burman tiene ese estilo donde se mezcla la irreverencia con la búsqueda de un mundo un poco más digno. Bah, al menos eso es lo que parece querer hacer en sus películas.
    Hace poco también participé en una charla donde estaba él, y habló sobre un poco de todo, incluyendo El Nido Vacío y su ser como judío. Y es que básicamente, pareciera que a nuestro Daniel le gusta hablar de lo judío como un ser naturalizado. Es decir, no habla explícitamente de qué es ser judío, sino que sus personajes lo tienen incorporado y viven a partir de eso; piensan en base a eso y los grandes dilemas que se plantean es a partir de eso. Decía, las mezuzot, la jalá y una bobe son parte de sus películas porque eso es lo que él conoce. Con eso creció. Y con eso viven sus personajes.

    En fin.

    ‘Ta buena la revista. Yo soy cordobesa y acá poco hay de esto.

    Los seguiré leyendo. Saludos y Shabat Shalom!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: