Tisha beAv

Recordar es uno de los fundamentales preceptos bíblicos. La memoria no puede ser suprimida. “La autenticidad del pueblo judío reside en una de sus facetas, en su memoria viva y encendida.
En esta fecha, 9 de Av, se conjugan, según la tradición histórica, los acontecimientos más aciagos de la existencia judia, en el devenir los tiempos pasados.
“La destrucción del primer Templo, del segundo Templo, la expulsión de los judíos de España, los momentos más crueles de la primera y segunda guerra mundial y otros hechos catastróficos. No obstante, a pesar de tantas desgracias apocalípticas, el pueblo siguió existiendo, viviendo, recordando.

Añade la tradición popular: en el mismo día, 9 de Av, nació el Mesías. Donde todo parecía sucumbir y desmoronarse, ahí mismo nacía la esperanza de redención, de reconstrucción. Súmese a ello el significativo episodio de Rabí Akivá y otros sabios que visitaron los escombros del Templo y vieron que allí se revolcaban zorros. Los sabios, apremiados por honda pena, empezaron a llorar desconsoladamente. Rabí Akivá no lloraba, sonreía. Explicó su actitud: si se cumplieron las palabras de los profetas que vaticinaron la destrucción, también habrán de cumplirse las otras palabras de los profetas que vaticinaban la redención posterior. Por eso Rabí Akivá reía: confiaba en la redención futura, en el futuro renacimiento.

Extraído de “Introducción al Judaísmo”, Jaime Barylko.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: